¿Cómo te puedo ayudar?

LA FASCITIS PLANTAR

La fascitis plantar es la causa más común de dolor en el talón, y consiste en la inflamación del origen de la fascia plantar, a nivel de la tuberosidad del calcáneo. Produce un dolor intenso, localizado en el talón, que puede irradiarse hacia toda la planta del pie.

Afecta aproximadamente al 20% de la población a lo largo de su vida. Este dolor y la incomodidad asociada con esta condición pueden tener un impacto dramático en la movilidad física. La etiología no está clara, y es probablemente multifactorial en su naturaleza.

EL PIE

El pie es una de las estructuras más especializadas del organismo. Por un lado, es el sitio de apoyo del cuerpo mientras estamos parados y, por el otro, es la plataforma de despegue para la locomoción. Esta estructura tan compleja funciona gracias al equilibrio que existe entre los distintos componentes que la conforman. Uno de estos elementos, esencial en la formación del arco interno del pie, es la fascia plantar.

Este tejido aponeurótico se encuentra en la planta del pie, recubriendo la musculatura superficial del mismo y además de proveer soporte estático, amortigua el peso en cada paso.

LA FASCIA

En esa compleja estructura llamada pie, integrada por numerosos componentes que funcionan en conjunto a la perfección, encontramos un elemento indispensable para el soporte de la misma, la fascia plantar. Es una densa estructura de tejido conjuntivo fibroso, situada profunda a la piel, de la cual se halla separada por una gruesa capa de tejido graso.

La función principal de la fascia plantar es la de proveer soporte estático al arco longitudinal del pie y amortiguación dinámica en la locomoción. Esta ejerce su tracción máxima en su origen en la tuberosidad del calcáneo.

Es importante destacar que su capacidad de dilatación es limitada, especialmente al disminuir la elasticidad con el paso de los años. Otra función es la de cubrir, no sólo la musculatura intrínseca de pie, sino también la anatomía neurovascular del mismo.